viernes, enero 26, 2007

TIPICO MOMENTO DE ESTUPIDEZ FEMENINA( disculpenme, aquellas que no son así)


Te invito a que desandes tus pisadas, que retrocedas, des vuelta y no vuelvas. A que no sigas sosteniendo esa mirada tierna cargada de audacia y rebeldía. Quiero que tomes todas tus huellas digitales de mí, y que el olorcillo, ése olorcillo fragante se vaya de mi almohada tras de ti. Aunque signifique abrazar la nada y comerme el vacío. No repitas el acto de marcar mi número, de leer mis notas, de buscarme. Porque si por alguna idea loca decides hacerlo, del mismo modo que lo hiciste ayer, anteayer y hoy, no voy a tener la capacidad de renunciar, y te habrás condenado a estar libremente atado a mi. Y de paso en tu idea libertaria me arrastrarás a mi. O sea, que en realidad, y sintiendo sin pensar, no te olvides de cómo huelo, ni desandes los caminos, ni desaprendas tu mano en mi cabeza, ni tu tierno despertarme. Y olvida lo que acabo de escribir. Fue sólo un instante de idiotez.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

NO entendí ni huea.

Dalia Rojas dijo...

gracias por plantearlo tan directamente, mi querido anónimo.

Paula dijo...

Te decía que es más bien un típico momento de estupidez humana... los hombres son capaces de escribir cosas parecidas o peores, jajajaja
Mucho cariño para ti, te estaré escribiendo.

Dalia Rojas dijo...

sí, y tambien son capaces de hacerce los giles cuando les gusta una mina....y ser pernos, inseguros, y muy cursis...pero bue....habemos extraterrestres y quedan otros cuantos del sexo opuesto...besos

Dalia Rojas dijo...

sí, y tambien son capaces de hacerce los giles cuando les gusta una mina....y ser pernos, inseguros, y muy cursis...pero bue....habemos extraterrestres y quedan otros cuantos del sexo opuesto...besos

Antonius dijo...

Por qué critican eso? qué tien de malo ser inseguro y no saber expresar sentimientos. A mi me parece super válido sentir esas cosas, no veo por uqñe tenag que andar de macho por la vida, y me cargan esos comentarios feministas.

Paula (con frío) dijo...

Es sólo la constatación de un hecho. No somos "las minas" quienes sentimos, pensamos y escribimos este tipo de cosas, somos los humanos, y ahí entramos todos: hombres y mujeres. No es cosa de géneros, sino de ser personas. Creer que esto es típico de mujer es plegarse al discurso más añejo y arrugado del mundo.
Chaolín (besos para ti, Dalia).